"Y quién no tiene un amor,
y quién no goza entre amapolas."

Alejandra Pizarnik

jueves, 7 de octubre de 2010

L`águila negra.



L`águila negra es una canción que compuso la cantante francesa Barbara como repudio por una relación incestuosa a la que le sometió su padre cuando era una niña.

Dicen que la ira y la rabia empequeñecen nuestro cerebro y nos transforma en otra persona.
Lo peor de todo es que, al final del camino al que nos conduce esa ira y esa rabia, nos encontramos con la nada más absoluta y esa águila negra,que nos clavó sus garras, que se interpuso en nuestro caminar, sigue sobrevolando, planeando por encima de nuestra vida...

Ésta canción la versionó Maria de Mar Bonet, cantada en catalán(la letra aparece subtitulada al castellano). Siento debilidad por esta cantante y ésta canción que hoy, más que nunca se clava en mi interior, como un águila negra..

19 comentarios:

Anónimo dijo...

Me alegra volver a ver abierta esta puerta, el salón sigue resplandeciente, el vals suena armonioso, el brasero aun calienta...
La ira y la rabia son son efectivamente sentimientos deviradores, porque al contrario que la pena, el amor o la nostalgia, nos dejan vacios.
Con el dolor o el amor nos sentimos inundados y cuando las cosas se calman aun gozamos de los posos, quedán retazos del riachuelo que un día fue torrente y podemos acudir a él a mojarnos los pies y sentirnos más frescos y recordar olores y tiempos pasados.
Con la ira y la rabia no tenemos nada, son terribles aludes que no reparan en nada, nos dominan de tal forma que no hay asideroposible y nuestra vida se ve convulsionada por sentimientos que no deján que nada se edifique en torno a ellos, que todo lo tratan con afan destructivo. Y cuando pasan, afortunadamente, nos encontramos con que todo fue un desperdicio, que arrollamos a quienes no lo merecían, que pasamos de largo sin mirar a quienes nos tendían la mano, que estabamos ciegos a las cosas bellas.
Mi madre decía que cuando algo te daba mucha mucha rabia debía contar hasta 50 y mientras lo hacía pensar en cosas que me gustasen, acabaa la cuenta niormalemente ya no sentía ese odio terrible, y si lo sentía aun, entonces y sólo entonces, debía empezar a contar hasta 50 y así sucesivamente.
Desde luego y obviamente no hay ira que 100 años dure, ni que soporte tanta cuenta.

Un beso...no diré negro para evitar el sentido sexuar...y pa mi que no era un aguila ( que no conzco ese color en tales aves), pa mi que erea un cuervo o una urraca que son mu molestas.

Alegrate, que hay muchos que te miramos y queremos...

Aunque lo de clavarse en tu interior es bastante estimulante...

Gracias por abrir otra vez.Besos Kincaid.

alestedemadrid dijo...

Nunca hubiera imaginado que una canción tan hermosa fuera el resultado de un recuerdo tan inquietante. Me ha encantado volver a escucharla y entender su sentido un poquito mejor. Saludos

abril en paris dijo...

¡ Ojalá amiga mia el recuerdo no te arañe como las garras del águila !
" Con el pasado a tus pies,
león manso y domesticado.
con el futuro abierto,
al otro lado,
desafiando vientos y tempestades..
hay suficiente temple ..para tomar las bridas de rebeldes corceles.. y recorrer las noches de luna."
Ánimo y sé feliz. :-))

Myra dijo...

Hola, Kinkaid..Tienes mucha razón en lo que me dices en la primera parte de tu comentario pero, a veces las situaciones te superan y te quedas sin armas con las que pelear. Imagino que es culpa de la propia rabia e ira que al fin y a la postre son sentimientos tan humanos como el amor y el dolor.
Buen consejo el de tu madre, la mía también me ha dado unos cuantos últimamente.
Ya lo creo que existen águilas negras, busca y hallarás..
Gracias a ti por haber estado a mi lado, una vez más. Gracias por tu ayuda, tus consejos, por tu beso negro, ay no.. esto no debo decirlo, lo dejaremos en beso incoloro..jajaja.
Como te dije ayer..Gracias por estar.

Francesca.

Myra dijo...

Hola, alestedemadrid. Es muy bonita esta canción y, conociendo su historia todavía emociona más. La versión francesa es preciosa también. Si quieres escucharla, al finalizar el vídeo aparecen varios enlaces. Pincha en el que pone Patricia Kaas "L`aigle noir", verás que maravilla.

Un saludo.

Myra dijo...

Hola, Abril..El recuerdo me arañó en su momento y ha vuelto a arañarme pasados los años. El león no se ha amansado nada..más bien sigue tocando las narices..jajaja pero bueno, echaremos manos del temple y volveré a tomar las bridas. En ello estoy. A lo mejor lo que necesito es que alguien me regale alguna de esas salsas de nuestro Paul que tanto nos gustan a las dos y que tú tienes la enorme suerte de poseer..jejje.

Gracias por tus cariñosas palabras.

Un besito.

Mul dijo...

Leyendo tu entrada he recordado una historia que me contaron sobre la rabia y el dolor. Una persona que conozco, de niño, estaba visitando la selva venezolana cuando de pronto se oyó un golpe seco. Una cría de mono se había caído desde lo alto de un árbol y estaba inmóvil en el suelo, muerta. Al momento apareció la madre junto al resto de las crías y sin mostrar ningún tipo de contrariedad ni dolor ni nada, recogió el cuerpo y se alejó. Pasados unos minutos se escuchó un grito estremecedor, el grito espeluznante de una madre que ha perdido a su hijo. Estas personas continuaron con su visita y, al cabo de un rato, otra vez pudieron ver a la mona que jugaba de forma despreocupada con sus crías, como si nada hubiese pasado.

A mí me hizo pensar ¿no?

Que me ha encantado volver a ver tus amapolas.
Besos, muchos.

Myra dijo...

Hola, Mul. A mí todos tus comentarios me hacen pensar, ya lo sabes ...Es triste y a la vez bonita la historia que cuentas. Cada uno vive, o mejor dicho, sobrevive al dolor, a la ira, a la rabia..del mejor modo posible. Cada uno lo canaliza de una manera distinta. Esa madre lo hizo dando un grito de dolor, otros cerramos puertas y ventanas y nos eroscamos en nuestra concha. Pero, al final, todos continuamos con nuestra vida porque no nos queda otra...

Que soy capáz de cerrar y volver a abrir mis amapolas las veces que haga falta con tal de verte por mi rincón, tú lo sabes.

Te digo lo mismo que a Car. Gracias por tu compañía de estos días, por tus palabras y consejos. Aprovecho también para dar las gracias a unos ojos de lobo que sé que me leen aunque nunca me escribe. Gracias a ti también por tus palabras de cariño.

Besos Mul, muchos, muchos.

Marcos Callau dijo...

hola Myra. espeluznante la experiencia que dio como consecuencia esta canción. Me ha gustado mucho la versión de María del Mar Bonet

César Bardés dijo...

Sí que te leen, sí. Te encuentran de nuevo, por casualidad, y comienzan a brillar de nuevo en la acogedora penumbra. No te escribo por vergüenza, porque creo que tus sensaciones compartidas merecen ese silencio que habla por sí solo y que, a menudo, resulta tan confortable, como si mirara al fuego de una chimenea y, sin decir nada, se escuchara sólo el crepitar y el lento ennegrecimiento del leño. Eso es para mí este blog. Un lugar de regreso.
Gracias, en todo caso, por retomar el sitio y las ganas de compartir.
Un beso.

dexter dijo...

Vaya, esto más que un águila negra parece el ave fenix renaciendo de sus cenizas. Reconfortantes tus palabras y reconfortarte saber que sigues ahí con tu almibar y todo, y que no te has ido. La canción, preciosa, no la conocía. Me ha recordado otra de un señor que a mí me encanta y que si me permites te voy a regalar en esta tu entrée. Atenta a la letra que nos viene a decir de una forma sensible y bella algo así como que siempre que llueve, escampa.

http://www.youtube.com/watch?v=FIqdPgA-8bw

Lo dicho, un placer verte otra vez por aquí, sentada en el alfeizar de tu ventana con la toalla sobre la cabeza, rasgando las cuerdas de tu guitarra cantándole a los ríos de la luna y a los vagabundos. Aquí estaremos dándole a la máquina de escribir si nos necesitas o algo.

Myra dijo...

Hola, Marcos. Me alegro de que te haya gustado la canción. A mí me gusta desde hace muchos años pero su historia la descubrí en un programa de radio no hace mucho. Me impresionó.
Te recomiendo que escuches su versión original en francés cantada por su autora, Barbara. Te dejo el enlace.

http://www.youtube.com/watch?v=coXrwK5lvBI

Un beso.

Myra dijo...

Hola, César. Sé que me lees, lo supe cuando lo cerré. Fuiste la primera persona que me echó la bronca..jajaja. Gracias por tus palabras de entonces y por las de ahora.
Muchos de los amigos que entrais en este blog sois gente que amais el cine. Me gustaría deciros que no dejéis de visitar los dos blogs que tiene César, La imagen en el alma y Los ojos del lobo. Mi debilidad es el primero de ellos. Son muchas las personas que se dedican a escribir sobre cine pero muy pocas las que lo hacen con alma. César es una de esas personas.

Te lo dije ya una vez, espero que nunca pierdas esa virtud.

Un beso.

Myra dijo...

Hola, maño.. Gracias por tu regalo. Tiene una letra muy bonita esa canción, pero siempre me quedaré con el Drexler de Al otro lado del río. Yo no he vuelto a escucharle una canción tan bonita como esa.
Gracias por tus palabras, aquí me tienes, con mi almíbar que no falte nunca..
Yo seguiré cantando en la ventana mientras tú sigas escribiendo en tu máquina. Pero haz mucho ruido, me gusta ese sonido de tus dedos dando en las teclas de tu máquina de escribir.
Gracias por tus palabras siempre cariñosas para mí tanto aquí como en ese libro que mantienes contra viento y marea. Sabes que te leo.

Un beso, maño.

Kinezoe dijo...

Menudo trasfondo tiene esta canción... Para la próxima publicación quiero ver algo más alegre, ¿eh?, que no se puede uno quedar a merced de esas águilas negras. Sea lo que fuere lo que te atormenta, o lo que te atormentó en el pasado (y ya estoy leyendo más allá de lo que has escrito en la entrada; disculpa), abre las ventanas y déjalo ir. Rodéate de los amigos y de la gente que te quiere y te aprecia (aquí en tu blog veo unos cuantos), y OLVIDA. Sé que no debe ser nada fácil, pero dicen que el tiempo todo lo cura... Pónselo difícil a esas águilas, haz que desistan, e intenta ver el lado positivo y agradable de la vida ;)

Ánimo y buena semana. Un fuerte beso, Myra.

PD: La canción es preciosa, pero tiene un tono melancólico que presumo un tanto "peligroso" si uno ha sufrido... Correría uno el riesgo de quedarse en ese estado más de lo prudentemente saludable...

Myra dijo...

Hola, Kine. Tú y tus comentarios tan certeros..El águila se ha convertido en una mosca cojonera o en un grano en el culo con el que hay que aprender a vivir... Por desgracia no puedo abrir la ventana para que desaparezca pero, mi ánimo lo afronta de itra manera.
La canción me gusta desde hace muchos años, sé que es triste pero, tranquilo que no me quedo en ese estado más tiempo del estrictamente necesario. Se lo pondré muy difícil a esa águila negra..

Gracias por tus palabras y un fuerte beso, Kine.

Fanny dijo...

estamos en 2012, pero acabo de descubrir esta página, y quiero decir que me ha gustado mucho el comentario sobre la ira... es de lo más acertado. Yo tengo una hija que se deja dominar tanto por la ira, tanto, que se ciega... y está convirtiendo su vida, y la de los que más la quieren, en un infierno. Lástima que los consejos no le sirvan más que para ponerla peor. Saludos.

brebis gall dijo...

Personne ne peut mieux interpréter cette chanson que barbara, elle-même qui l'a composée...

Juan Ayala dijo...

Hay algo aún peor que no conocer París, la imposibilidad de volver ¡¡¡¡